El ciberbullying es más común en Facebook y redes sociales

Un treinta y dos por ciento de los adolescentesconectados a la red han experimentado algún tipo de acoso a través de Internet un problema conocido como “ciberbulling”. Según datos recientes, un 15% de los adolescentes que utilizan Internet han sufrido el reenvío de su material sin permiso, un 13% han recibido mensajes amenazantes y un 6% han sufrido que se publicasen fotografías comprometedoras sin su permiso.

Tras los recientes debates sobre Facebook y las cuestiones relativas a la privacidad, es importante tener en cuenta que la nueva orientación de Facebook para convertirse en una red más abierta y pública no sólo afecta a una población adulta preocupada por “hacerse amigos” de sus jefes y compañeros de trabajo o ajustar las opciones de privacidad de las fotografías de sus hijos: es algo que afectará a los propios niños, así como a adolescentes y jóvenes adultos, que en conjunto suponen la cuarta parte de los usuarios de esta red social.

El verano pasado, la población de Facebook estaba compuesta en un 9,8% de usuarios de 17 años o menos, y aquellos de edades comprendidas entre los 18 y los 24 suponían el 25,1%. Dentro de estos dos grupos están los propios niños, los adolescentes y preadolescentes que aún están aprendiendo a usar la red correctamente, a menudo bajo la supervisión de los adultos. Al comenzar a navegar por redes sociales como Facebook, MySpace y otras, aprenden (a veces por las malas) por qué no es apropiado publicar cualquier cosa que les pase por la cabeza ni subir todas las fotografías de la tarjeta SIM de una cámara. Aprenden que compartir demasiado puede tener consecuencias en el mundo real. Desgraciadamente, también aprenden que, como en el mundo real, no todo el mundo conectado a la red va a ser agradable.

Estadísticas de ciberbullying: las redes sociales son caldos de cultivo

Una reciente investigación sobre el tema del ciberbullying reúne datos de Amanda Lenhart, del Pew Internet Project, el Centro de Investigación de Crímenes contra Niñosde la Universidad de New Hampshire, el trabajo de Internet Solutions for Kids, así como las investigaciones de profesores como Sameer Hinduja y Justin Pathin, y se resume en una presentación disponible aquí en SlideShare (en inglés).

Ésta contiene varios datos inquietantes:

  • Las chicas, acosadas más a menudo: un 38% informaban de algún tipo de acoso en Internet.
  • Los usuarios de redes sociales son más proclives a informar de acoso online: un 39% lo experimentan
  • La mayoría (59%) del acoso procede de otros menores.

Aunque algunos podrían afirmar que tratar con abusones forma parte del proceso de crecimiento, hay motivos para preocuparnos. El acoso a menudo está asociado a la violencia en el colegio, la delincuencia e incluso el suicidio. Los adolescentes acosados y a veces los propios abusones presentan mayores niveles de depresión y otros problemas psicológicos, abuso de sustancias, delincuencia, tenencia de armas, relaciones deterioradas con padres/cuidadores y persecución y/o abuso fuera de Internet.

¿Y esto qué tiene que ver con Facebook?

En diciembre Facebook comenzó a impulsar notoriamente a los usuarios a abrir sus perfiles y hacer más pública la red. Aunque originalmente se ofrecía a universitarios adolescentes y más adelante a estudiantes de secundaria como un modo privado de conectar con los amigos donde mamá, papá, los profesores y los jefes no pudieran encontrarnos, la red social creció a lo largo de los años para no sólo permitir la entrada a esos adultos, sino hasta llegar a crear una cultura en la que ahora es correcto hacernos amigo también del jefe y los padres.

Hace unos meses, el impulso de la apertura en Facebook fue más allá, y permitió unos perfiles con diseño nuevo donde todos nuestros intereses son públicos, todo lo que “nos gusta” es público, y determinados sitios Web tienen permiso para acceder directamente a nuestros datos para la “personalización instantánea”.

El problema de todos esos cambios no es sólo que hayan llegado tan rápido que la gente no es capaz de mantener el ritmo, sino también cómo se han presentado a los usuarios. Facebook nos solicita que aceptemos un cambio, una recomendación de una nueva configuración de privacidad, por ejemplo, y lo hacemos. Normalmente sin leer la letra pequeña.

Y la letra pequeña dice, textualmente, que ¡ahora todo lo que haces es público!

Para los adolescentes y preadolescentes que han hecho clic en las “recomendaciones” de la red sin comprender lo que significaban, el impacto sobre sus vidas sociales sería amplio. De repente pueden leer las publicaciones del muro de Facebook de otros, y examinar sus fotografías, pueden ver quién se ha hecho amigo de quién y quién ha dicho qué. Básicamente se les ha dado un pase de acceso total al material necesario para extender rumores, cotilleos y ataques de difamación compartida adaptados a la era Internet.

Pero los adolescentes saben más de tecnología, ¿no?

El New York Times afirma que la generación de jóvenes de hoy cada vez conoce mejor la tecnología y está aprendiendo a protegerse en Internet. En el artículo se citaba otro estudio de Pew que señala que las personas de edades entre los 18 y los 29 están mejor preparados para controlar sus opciones de privacidad en Internet, como las de Facebook, que los adultos de más edad. Sin embargo, calcular la propensidad a controlar las opciones no es lo mismo que calcular cuántos lo hacen realmente.

Las cifras que podrían dar una imagen más precisa de cómo se comportan los adolescentes y jóvenes adultos en Internet podría proceder de un estudio distinto. Estzer Hargittai, investigadora de la Northwestern University ha descubierto que la generación a la que hemos denominado alegremente “nativos digitales” no es necesariamente tan ducha en el uso de la tecnología. En otras palabras, sólo porque los adolescentes estén más habituados a usar la red y Facebook, etc., esto no quiere decir que sean  mejores haciéndolo que el resto de la población de Internet.

Este hallazgo también se corrobora por un reciente artículo en The Economist que cita a Sue Bennet, de la Universidad de Wollongong, que decidió echar por tierra toda la idea de los llamados “nativos digitales”. Puede haber “tanta variación dentro de la generación de nativos digitales como entre una generación y otra”, afirma, refiriéndose a la destreza digital del grupo en general.

¿Moraleja? Cuando Facebook hace un cambio radical en la privacidad online, los usuarios más jóvenes de la red, aquellos que todavía no han desarrollado totalmente mecanismos de asimilación para enfrentarse a los obstáculos de la vida, van a quedar muy afectados. De hecho, puede que queden incluso más afectados que un adulto capaz de comprender cómo enfrentarse a las consecuencias de una infracción de la privacidad o una humillación. En lugar de optar por las represalias, lanzarse a la depresión, recurrir a las drogas o, en el peor de los casos, escoger el suicidio, un adulto que sufra abusos,acosohumillación probablemente encuentre otros modos de enfrentarse a ellos. (Cerrar su cuenta, disculparse, organizar una reunión con su jefe para dar explicaciones, etc.). Los adolescentes, preadolescentes y adultos jóvenes pueden no contar con los medios para tomar esta clase de decisiones. Y a Facebook, la red que antes era su defensora, al parecer ahora le da lo mismo.

Fotografía: _mandrew_

Original: Sarah Perez

Fuente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s