Protección de Datos abre un proceso sancionador contra Google

El trámite se paraliza a la espera de que un juzgado de Madrid resuelva sobre la captación de datos de redes wifi por los coches de Street View. – Artemi Rallo explica que la información almacenada ocupa 13 gigas, como 6.590 volúmenes de ‘El Quijote’

EL PAÍS – Barcelona – 18/10/2010

La Agencia de Protección de Datos española ha abierto un procedimiento sancionador contra Google a raíz de detectarse que los coches de su callejero virtual Street View captaban datos de las redes wifi privadas accesibles desde las calles por donde circulaban. La apertura del procedimiento sancionador se produce tras constatar la existencia de indicios de la comisión de dos infracciones graves y tres muy graves de la ley de protección de datos, como la captación y almacenamiento de datos personales sin consentimiento.

La agencia afirma en un comunicado que se ha verificado la captación de datos de localización de redes wifi con identificación de sus titulares, y de datos personales de diversa naturaleza del contenido de las comunicaciones como: direcciones de correo electrónico -con nombre y apellidos-, mensajes asociados a dichas cuentas y servicios de mensajería, o códigos de usuario y contraseñas, entre otros. Y que estos datos se han transferido por parte de Google a EE UU sin garantías de protección de la privacidad. La AEPD ha dado traslado al Juzgado de Instrucción Nº 45 de Madrid del informe final de la inspección, y, conforme a la legislación de Procedimiento Administrativo, suspende la tramitación del expediente sancionador hasta la resolución del órgano judicial.

Las inspecciones las inició la agencia en mayo de este año. La apertura del procedimiento sancionador por parte de la Agencia Española de Protección de Datos se produce tras finalizar las investigaciones realizadas por la inspección de la AEPD que han permitido constatar la existencia de indicios de la comisión de un total de cinco infracciones. Dos de ellas son imputables a Google Inc., como responsable del diseño del programa de recogida de datos y del servicio. Las otras tres se imputan a Google España, como responsable de la captación de datos en calles españolas y su transferencia a EE UU.

Entre la tipología de datos personales transmitidos mediante redes wifi, la AEPD “ha constatado la captación y almacenamiento por Google de direcciones de correo electrónico con nombre y apellidos; direcciones y cuentas asociadas a mensajes de correo o mensajería instantánea; accesos a cuentas de redes sociales y sitios web, o códigos de usuario y contraseña con datos personales que identifican a sus titulares, y que en algunos casos permiten el acceso a datos especialmente protegidos, entre otros. Asimismo, se ha constatado la recopilación por parte de Google de datos de localización e identificación de las redes inalámbricas como los SSID, – identificadores o nombres de la red wifi- que en algunos contienen el nombre real del abonado de la red, y las direcciones MAC -que identifican a los dispositivos router y los dispositivos conectados a ella- y la posición geográfica en la que éstas fueron captadas”.

Las infracciones graves pueden ser penalizadas con multas que van de los 60.000 a los 300.000 euros. Las muy graves pueden ser castigadas con multas de 300.000 a 600.000 euros.

Google ha emitido un comunicado en el que responde a la Agencia Española de Protección de Datos en que lamenta “profundamente haber recogido datos en España. Estos datos no han sido utilizados de ninguna forma en ningún producto de Google y la compañía nunca pretendió utilizarlos de ninguna manera. Es importante recordar que, por lo general, sólo se captaron fragmentos de datos: nuestros coches están en movimiento y nuestro equipo WiFi a bordo cambia automáticamente los canales cinco veces por segundo aproximadamente. Asimismo, la Fiscalía de la Audiencia Provincial de Guipúzcoa ha archivado recientemente su investigación en relación con la recogida de datos de redes WiFi en España. En su decisión se mencionaba que la captación de información fue aleatoria y fragmentaria y nunca ha sido utilizada en ningún producto de Google”.

Una vez que recaiga resolución judicial, la Agencia Española de Protección de Datos reanudará el procedimiento administrativo en la fase de instrucción del mismo, en la que la compañía contará con un plazo para formular alegaciones o presentar pruebas, antes de que el organismo resuelva la comisión de infracciones de la LOPD, la tipificación de las mismas.

El caso Street View en España ha sido investigado por la fiscalía de Guipúzcoa que lo archivó al considerar que con los datos recogidos, muy fragmentarios, la empresa no había hecho ningún uso comercial de los mismos. Sin embargo, sigue vive una demanda en un juzgado de Madrid donde los responsables de Google España deberán comparecer como imputados para declarar en el mismo.

13 gigas de información

El director de la agencia, Artemi Rallo, ha explicado a este diario que el material analizado por los investigadores de la agencia ocupa 13 gigas, una información comparable a 6.590 volúmenes del Quijote.

“De la dimensión de la investigación realizada da una idea el tiempo empleado en ella, desde mayo de este año”, explica. El expediente contempla tanto la conducta de Google Inc, como la de su filial en España, “en este caso por albergar y remitir a Estados Unidos la información recogida sin respetar la normativa vigente”.

Ahora, el expediente se paraliza a la espera de la decisión del juzgado de lo penal. Rallo considera que el expediente proseguirá, sea cual sea la decisión del juez, pero deberá tenerse presente para no sancionar, en el caso de que éste sea su veredicto, a un mismo sujeto por un mismo hecho dos veces.

Fuente

Muere Mandelbrot a los 85 años

Benoît B. Mandelbrot, uno de los matemáticos más importantes del mundo, a quien se le considera el padre de la teoría de los fractales, murió en Cambridge, Massachusetts, a la edad de 85. Su muerte fue causada por un cáncer de pancreas, dijo su mujer Aliette.

El Dr. Mandelbrot fue quien acuñó el término “fractal” para referirse a una nueva clase de formas matemáticas con contornos que reproducen en forma muy precisa las irregularidades encontradas en la naturaleza. “Las matemáticas aplicadas se han concentrado todo un siglo en fenómenos suaves y contínuos, pero muchas cosas no son así: mientras más nos acercamos con un microscopio, más complejidad hallamos“, dijo David Mumford, un profesor de la Universidad de Brown. “Él [Mandelbrot] fue uno de los primeros que se dio cuenta de que estos eran objetos de estudio legítimos“.

En su libro “La Geometría Fractal de la Naturaleza“, publicado en 1982, el Dr. Mandelbrot defendió los objetos matemáticos que otros minimizaban y decían que eran ” monstruosos” y “patológicos“. Usando la geometría fractal, decía Mandelbrot, las fronteras complejas de nubes y costas, alguna vez consideradas inmedibles, podían ahora ser enfocadas de una manera “rigurosa y vigorosamente cuantitativa“.

Gran parte de la carrera académica de Mandelbrot tuvo la reputación de estar fuera de lo tradicional en las matemáticas.  Desde su posición de investigador de IBM en Nueva York, donde trabajó por décadas antes de aceptar una posición en la Universidad de Yale, Mandelbrot notó patrones que otros investigadores habrían desestimado de sus propios datos. “Él [Mandelbrot] conocía a todos, con intereses que iban en cualquier dirección“, dijo el Profesor Mumford. “Cada vez que daba una plática, era sobre algo diferente“.

El Dr. Mandelbrot trazó su trabajo sobre los fractales sobre una pregunta que se hizo cuando por primera vez los encontró siendo un investigador muy joven: ¿Qué tan larga es la costa de Gran Bretaña? La respuesta, se sorprendió al descubrirla, dependía de qué tan cerca uno observase. En un mapa, una isla parecía tener contornos suaves, pero al acercarse, se revelaban una superficie mucho más áspera y rugosa, lo cual se añadiría a la longitud real de la costa. Haciendo un acercamiento más preciso aún, Mandelbrot hallaría que había aún más costa que contabilizar. “He aquí una pregunta, que para la geometría escolar tradicional, era imposible“, comentó Mandelbrot al New York Times. “La longitud de la costa es, en algún sentido, infinita“.

En los años cincuenta, el Dr. Mandelbrot propuso una manera simple pero radical para cuantificar el grado de rugosidad de tales objetos llamando a esto una “dimensión fractal“. Una nueva manera de ver las cosas que probó ser útil más allá del campo de la cartografía.

Por unas siete décadas, trabajando con docenas de científicos, el Dr. Mandelbrot contribuyó a los campos de la geología, medicina, cosmología e ingeniería. Usó la geometría de losa fractales para explicar cómo se forma los cúmulos de galaxias, cómo el precio del trigo cambia con el tiempo y como los cerebros de los mamíferos crean dobleces en la medida que crecen, entre otros fenómenos.

Su influencia también se siente en el campo de la geometría, donde fue uno de los primeros en usar las gráficas de computadoras para estudiar los objetos matemáticos bajo el nombre de “conjunto de Mandelbrot“, el cual fue nombrado así en su honor. “Decidí meterme en campos en los que los matemáticos nunca se habrían metido porque los problemas simplemente estaban mal planteados“, dijo Mandelbrot y añadió: “he jugado un extraño rol en donde ninguno de mis alumnos se ha atrevido a seguir“.

Benoît B. Mandelbrot (él mismo añadió la inicial B, la cual no tiene que ver con su apellido), nació el 20 de noviembre de 1924 en una familia lituana, que vivia en Varsovia. En 1936 su familia abandonó el peligro nazi, huyendo al sur de Francia, en donde atendía caballos y arreglaba herramientas.

Después de la guerra estudió en la Escuela Politécnica en París, en donde su fino sentido matemático compensó la falta de educación convencional. Logró el grado de maestro en aeronaútica, en el Instituto de Tecnología de California, regresando a París para doctorarse en matemáticas en 1952. Entonces fue al Instituto de Estudios Avanzados de Princeton, N.J., para un posdoctorado bajo la tutela del matemático John von Neumann.

Después de muchos años en el Centro Nacional de Investigación Científica en París, el Dr. Mandelbrot fue contratado por IBM en 1958 y trabajó en el famoso Centro Thomas J. Watson, en Yorktown Heights, N.Y., aunque frecuentemente trabajó con investigadores académicos y sirvió como profesor visitante en Harvard y el MIT. Fue hasta 1987 cuando empezó a enseñar en Yale.

El Dr. Mandelbrot recibió más de 15 doctorados honoris causa y fue miembro de muchas publicaciones científicas, así como parte de la Fundación Mandelbrot de los Fractales. En lugar de probar rigurosamente sus ideas en cada campo, él siempre prefirió “estimular las diferentes ramas del saber con conjeturas por demás absurdas“, y entonces moverse a otros campos antes que sus ideas fuesen demostradas. Este hábito le hizo ganar cierto esceptisismo en los círculos matemáticos. “Él nunca dedicó meses en probar lo que había observado“, dijo Heinz Otto Peitgen, un profesor de matemáticas y ciencias biomédicas de la Universidad de Bremen. Y por ello, “recibió muchas críticas“. Y añadió: “Pero si hablamos de su impacto en las matemáticas y en las aplicaciones científicas, él ha sido uno de las más importantes figuras de los últimos cincuenta años“.

A Mandelbrot le sobreviven su mujer y sus dos hijos, Laurent y Didier, así como tres nietos.

Cuando se ve su trayectoria profesional, el Dr. Mandelbrot tuvo una trayectoria rugosa, discontínua, como los bordes de las costas o las nubes, que lo llevó al estudio de los fractales en los años cincuenta. “Si se toma el principio y el final, he tenido una carrera convencional“, dijo en alguna ocasión. “Pero no fue una línea recta de principio a fin, sino una línea llena de picos hacia arriba y hacia abajo“.

Fuente

El creador de C++ a los 25 años de su creación

Creador C++

Bjarne Stroustrup es el creador de C++, cuya referencia oficial se publicó el 14 de octubre de 1985. Veinticinco años después de este hecho, Stroustrup hace algunas interesantes reflexiones.

El autor del lenguaje C++ empezó la búsqueda de algún lenguaje que reemplazara al lenguaje C, inventado en los laboratorios Bell, ahora AT&T Bell Labs, desde 1979, en donde él y sus colegas en el departamento de investigación, tenían permiso de experimentar con nuevas maneras de construir software.

C++  se convirtió en el lenguaje de programación más popular jamás creado. Se diseñó como un lenguaje de “propósito general“: podría correr en prácticamente cualquier plataforma y en casi todas partes, especialmente en videojuegos y sistemas embebidos.

Después de publicar su libro C++ Programming Language, Stroustrup continuó activo en la comunidad de C++, trabajando en el diseño del lenguaje, escribiendo compiladores y ayudando a hacer del lenguaje un estándar ISO en 1998. Actualmente es un profesor distinguido y poseedor de un puesto en el Colegio de Ingeniería en Ciencias de la Computación en la Universidad A&M de Texas.

Para conmemorar el aniversario de plata de la publicación de este texto definitivo sobre C++, la revista Wired le pidió a Stroustrup sus reflexiones en los últimos 25 años, incluyendo el legado de C++ y el impacto que ha tenido en las aplicaciones actuales del cómputo. Stroustrup nos dijo también qué música escucha mientras programa -una mezcla de clásico y Clapton. [Las respuestas las dio el afamado autor por correo electrónico].

Pregunta: ¿Para quién creó C++? ¿Para usted, o para una audiencia más amplia en mente?

Bjarne Stroustrup: Se escribió pensando en mí y en mis colegas. Teníamos una amplia variedad de problemas y C parecía ser una herramienta innecesariamente primitiva para hacer el tipo de diseño e implementación que necesitábamos y que podríamos hacer con computadoras más rápidas y más memoria. Por otra parte, las máquinas eran todavía ridículamente pequeñas para los estándares del 2010. Un MHz y un MegaByte eran un lujo. Así, el plan fue minimizar los cuellos de botella en lo que era lógicamente lo más importante.

En ese tiempo, AT&T Bell Labs simplemente era el lugar más emocionante del mundo para un ingeniero o para un científico de computadoras con una inclinación práctica. No había fin a la variedad de retos interesantes y mucha gente interesante colaboró en ellos.

Pregunta: ¿En qué momento se dio cuenta que su creación sería algo fenomenal?

Stroustrup: Esto llegó gradualmente. Estaba muy ocupado trabajando para reflejarlo filosóficamente, pero desde el día uno, lo que yo buscaba era la generalidad, y yo sabía que solamente con ideas articuladas podría sobrevivir. Yo sabía que la Programación Orientada a Objetos (POO) era el siguiente gran paradigma, pero estaba ya muy cerca del proceso de apreciar realmente lo que estaba haciendo.

Yo sólo quería hacer que las técnicas de programación se basaran en tipos estáticos seguros y las abstracciones disponibles, enseñables y aplicables a la programación de sistemas. Además de lo que se refiere al diseño del lenguaje y a la implementación. Ayudé en docena de proyectos para sentir las diferentes áreas de los problemas.

de 1979 a 1991, la comunidad de usuarios de C++ se duplicó cada 7.5 meses. Esto me dejo poco tiempo para una callada reflexión. Debe hacerse notar que fue un tiempo de fermentación de la comunidad de programación: Ada, Smalltalk, Eiffel, Objective C, CLOS (Common Lisp), y otros lenguajes compitieron por el gusto de los programadores. En ese contexto, C++ fue el  único ‘lenguaje avanzado’ sin una organización de mercadeo.

Por favor, tome nota que mi camino a la fama no es por haber inventado la POO. No hice eso. Ese honor pertenece a los diseñadores de Simula: Ole-Johan Dahl y Kristen Nygaard, pero mi contribución fue mayormente en ponerlo a consideración de un amplio auditorio. También, mi idea de C++ fue siempre ir más allá de las definiciones apretadas, angostas, de la POO. De hecho incluso mi primer “paper” presentaba un ejemplo de programación genérica (el cual estaba todo mal). Muchas veces es más importante tener el problema correcto que la mejor solución.

Pregunta: En su visión, ¿cuál es el impacto más significativo que C++ ha tenido en la cultura en general, no los programadores, sino en los seres humanos de todos los días?

Stroustrup: La última medida del éxito de cualquier lenguaje de programación debe ser el impacto de sus aplicaciones.

La medida no es la belleza de una instrucción individual o qué tan elegante puede hacerse un ejemplo que pueda caber en el formato académico de dos columnas de un “paper“. Así, para mí, la mayor satisfacción viene de las aplicaciones que son interesantes y además, son retos, las cuales no podrían haberse escrito sin C++, o posiblemente se hubiesen tardado años en aparecer por la falta de un lenguaje capaz de hacer aplicaciones que demanda el mundo real: El carrito marciano Mars Rover, el proyecto del genoma humano para encontrar cadenas de ADN, Google, Amazon, los sistemas de reservación de vuelos (Amadeus), análisis de código (Coverity), animación (Maya), autos, aviones, Photoshop, sistemas de telecomunicación, Videojuegos como Doom, Warcraft, Age of Empires, Halo. Túneles de viento, exploración de petróleo, la mayoría del software de Microsoft y mucho de las máquinas virtuales de Java en Apple, Thuderbird y Firefox, MySQL, mucho software financiero, Openoffice, etc.

Cuando está bien hecho, el software es invisible. Hay muchos pequeños procesadores en mi pequeña cámara fotográfica, pero no pienso en mi cámara como una computadora. Hay docenas de computadoras en un auto moderno, pero aún pienso en él como un auto.

Las personas ven las aplicaciones, pero primero yo debo tratar con los fundamentos y la infraestructura que soporta estas aplicaciones. Sospecho que si hubiese tenido algo de sentido comercial, cada computadora y casi cualquier gadget habría tenido una calcomanía que dijera: “C++ Inside“.

En general, no pienso que la gente aprecia lo mucho que depende del software, Dada la complejidad de la sociedad moderna y de los sistemas de transportación modernos, es justo decir que la mayoría de la gente podría morir de hambre si no tuviese software. Así como sin electricidad, calor y teléfonos.

Pregunta: ¿Cuánto tiempo pasa actualmente haciendo programación?

Stroustrup: Muy poco, por supuesto. Hay días en que no escribo una sola línea de código y la mayoría de los días escribo pequeños fragmentos de código y programas experimentales. Paso más tiempo pensando sobre programación, tratando de enseñar sobre programación, tratando de escribir sobre programación y tratando de pensar en las maneras fundamentalmente mejores de desarrollar software.

No hallo esto sencillo. Escribir código es más simple y sencillo, pero por sí mismo, es típicamente tan estéril y poco importante como hacer crucigramas.

Sin embargo, hay un par de días en los cuales no hago nada de código y yo nunca doy una plática sin algo de código al menos.

Pregunta: ¿Qué hardware y software usa actualmente?

Stroustrup: Tengo una pequeña laptop (que pesa menos de 3 libras) con un montón de compiladores de C++. Es una máquina con Windows. Mi máquina de escritorio es un sistema Linux con más compiladores y herramientas para el desarrollo de software.

Pregunta: Con respecto a los nuevos sistemas, marcos de trabajo, protocolos y aplicaciones, ¿qué es lo que admira?

Stroustrup: Yo solamente noto que considero que un lenguaje de programación, una herramienta para programar, como la única y la mejor herramienta para todos y para todo problema, es una idea infantil. Si alguien clama que tiene el lenguaje perfecto o es un tonto, o un vendedor, o ambas cosas.

Pregunta: La mayoría de los programadores son muy especiales en lo que respecta a la música que escuchan mientras programan. ¿Qué música escucha usted?

Stroustrup: La quinta de Tchaikovsky, El Anillo sin Palabras, de Wagner, Las suites de Grieg, Sibelius, el Inextinguible de Nielsen, varios conciertos de Mozart, las Dixie Chicks, los Beatles, Abbey Road, el Mesías de Handel, Water Music, Eric Clapton, La quinta y séptima sinfonía de Beethoven. Tengo que ver en mi laptop que es lo último que he escuchado.

Pregunta: ¿De qué modos los dispositivos ultraportátiles con pantallas táctiles -el iPhone, los teléfonos Android, el iPad- han cambiado la manera en cómo las computadoras están en nuestras vidas?

Stroustrup: Sospecho que son tan invasivas en la medida que ayudan. Es bueno obtener indicaciones sobre calles y críticas sobre restaurantes en la palma de la mano, pero estar siempre conectado, siempre accesible o interrumpible, y con la música sonando todo el tiempo, interfiere con el pensamiento. Necesito tiempo para una reflexión callada, por lo que probablemente yo no aprecie todos estos dispositivos como mucha otra gente.

Pregunta: ¿Qué le parecen las tiendas de apps que sirven a estas plataformas de hardware? ¿Qué impacto están teniendo en los usuarios, programadores, creatividad, el comercio del software?

Stroustrup: No lo sé. Creo que la clave es saber qué es importante al final del día: el uso de bibliotecas masivas de rutinas propietarias y de medios ambientes de ejecución o las oportunidades para aplicaciones innovadoras ofrecidas por la ubicua presencia de los dispositivos. Estos nuevos canales abren nuevas brechas a la imaginación.

Pregunta:  ¿Lee libros electrónicos?

Stroustrup: Con muy poca frecuencia y la mayoría es literatura muy ‘light‘. Encuentro las pantallas muy chicas para los trabajos técnicos y las facilidades para hacer anotaciones y escribir sobre los documentos electrónicos son todavía muy débiles.

Pregunta: ¿Algún consejo para los programadores jóvenes?

Stroustrup: Sospecho que dar consejos es más fácil comparado con hacer caso a ellos. Conozca sus elementos fundamentales (algoritmos, estructura de datos, arquitectura de las computadoras y sistemas), y aprenda varios lenguajes de programación al punto que pueda usarlos como cualquier otro idioma.

Conozca su campo (que no tenga que ver con el cómputo), adecuadamente: matemáticas, biología, historia, óptica, lo que sea. Trate de comunicarse efectivamente verbal y por escrito. Gaste una irracional cantidad de tiempo en tópicos verdaderamente difíciles. Trate de hacer algo que haga la diferencia en nuestro mundo.

Fuente