Los pequeños milagros del 3D

Oxford y el instituto inglés de ciegos crean unas gafas para las personas con visión reducida

La primera prueba de las gafas en espacios públicos. / UNIVERSIDAD DE OXFORD

Ver tu pierna por primera vez en años. Fue lo que le ocurrió a una de las primeras personas que probaron las Smart Glasses, unas gafas inteligentes creadas para mejorar la calidad de vida de aquellos que tienen visibilidad reducida. La idea fue de la Universidad de Oxford, con la colaboración del Real Instituto Nacional de Ciegos de Reino Unido. Aunque los investigadores universitarios llevaban varios años trabajando en el proyecto, la institución se unió hace dos: “Asesoramos para garantizar que las gafas sean útiles y ayudando a organizar pruebas para testear el producto con usuarios”.

Las lentes, a las que en Reino Unido se las conoce como las gafas de Star Trek —por ser parecidas al visor de alta tecnología usado en la serie televisiva por el teniente comandate de la Enterprise, Geordi La Forge— aún son un prototipo y el equipo dirigido por el doctor Stephen L. Hicks sigue trabajando para conseguir una versión final. El modelo provisional ya ha sido probado con éxito en problemas como la degeneración macular, la retinopatía diabética, la retinitis pigmentaria o las neuropatías ópticas. “Aunque todavía falta un tiempo para que puedan salir a la venta”, puntualizan desde el Instituto. 

El prototipo de Smart Glasses. / UNIVERSIDAD DE OXFORD

Hace nueve meses, Hannah Thompson, con ceguera parcial, se puso las gafas por primera vez. La segunda fue hace algo más de un mes. Ahora cree que no queda mucho tiempo para poder caminar con confianza por la calle. Lo cuenta en su blog, Blind Spot: “Siempre me ha gustado el queso francés, pero ir a comprar es frustrante. Las etiquetas y los precios son imposibles de ver y ni siquiera puedo ver a qué productos apuntan cuando pido consejo y me lo muestran”. El pasado junio, Thompson pudo decidir, tranquila, cuánta cantidad de Chabichou quería llevarse a casa: “Quizás por primera vez en mi vida, tomé una decisión al comprar no basada solo en el consejo de los demás, sino en lo que sabía con seguridad que estaba frente a mí”.

Lo que Thompson sintió, encaja a la perfección con el objetivo del equipo. “Dar a las personas con problemas de visión una ayuda que aumente su conciencia de lo que tienen alrededor. Lo que significa mayor libertad, independencia y confianza, y una mejor calidad de vida”, comentó el doctor Hicks el pasado 17 de junio cuando, por primera vez, las gafas se probaron en espacios públicos.

El funcionamiento de las lentes es a través de una cámara de 3D, explican desde el Instituto Nacional de Ciegos, “separamos las formas y los objetos cercanos y los podemos mostrar con más claridad a través de las pequeñas pantallas transparentes que forman parte de las gafas”. Quien antes chocaba con un poste en la calle, ahora podrá evitarlo. Quien antes no distinguía a quien tenía enfrente, ahora puede reconocer sus rasgos. “Ahí estás, chica”, le dijo Lyn Oliver a Jess, su perra guía, cuando, al ponerse las gafas, la distinguió por primera vez. El septuagenario sufre retinitis pigmentosa desde los 20 años.

Como Hannah Thompson y Lyn Oliver, en Reino Unido hay 360.000 registradas como ciegas o con alguna deficiencia visual, según el Instituto: “Nosotros estimamos que alrededor de 300.000 de estas personas tienen algo de visión y al menos la mitad de ellas podrían beneficiarse de estas gafas. Las Smart Glasses podrían ayudar a 150.000 personas aquí y a unos 15 millones en todo el mundo”. 15 millones que podrían verse en un espejo por primera vez.

El empujón de Google

El Google Impact Challenge es un concurso al que se presentan proyectos que hagan “un mundo mejor, más rápido”, como dice su slogan. El de 2014 de Reino Unido lo ganaron las Smart Glasses. 600.000 euros para ayudar a la producción y distribución de las gafas. “Gracias a Google vamos a ser capaces de construir 100 pares que vamos prestar de forma gratuita a 1.000personas en el Reino Unido y Europa”, cuentan desde el Real Instituto Nacional de Ciegos de Reino Unido. Con los resultados de esos ensayos, terminarán de definir las funcionalidades y los detalles. “Es la primera prueba a gran escala de un proyecto como éste”, comentan, orgullosos, desde la entidad inglesa. 

Fuente: tecnologia.elpais.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s