Alibaba recauda 25.000 millones en la mayor salida a bolsa de la historia

LA HISTÓRICA OPV LANZADA EL VIERNES POR ALIBABA SUPERA ASÍ LOS 22.100 MILLONES DE DÓLARES QUE HABÍA RECAUDADO EN 2010 EL BANCO AGRICULTURAL BANK OF CHINA CUANDO DEBUTÓ.

El fundador de Alibba, Jack Ma, sonríe durante la oferta pública inicial de la compañía en la Bolsa de Valores de Nueva York, el vierenes 19 de septiembre de 2014. Foto AP
EFE
Nueva York

El gigante chino Alibaba recaudó con su salida a bolsa del viernes 25.000 millones de dólares y se convirtió en la mayor de la historia, después de que los bancos que dirigieron la colocación ejercieron sus derechos de compra.

La empresa detalló que los seis bancos que dirigieron la oferta pública de venta (OPV) ejercieron su derecho de compra sobre unos 48 millones de títulos adicionales, con lo que la recaudación pasó de los 21.800 millones iniciales hasta unos 25.000 millones.

La histórica OPV lanzada el viernes por Alibaba supera así los 22.100 millones de dólares que había recaudado en 2010 el banco Agricultural Bank of China cuando debutó en Shangai y Hong Kong, y que ostentaba hasta ahora el récord.

La salida a bolsa del gigante chino ya se había convertido el viernes en la mayor de la historia en Wall Street, al superar los 19.700 millones de dólares que recaudó ese mismo año la financiera Visa y los 16.000 millones de Facebook hace dos años.

Las seis entidades financieras que dirigieron el esperado desembarco de Alibaba en Wall Street fueron el suizo Credit Suisse y el alemán Deutsche Bank, y los estadounidenses Goldman Sachs JPMorgan, Morgan Stanley y Citigroup.

Las acciones del gigante chino caían hoy un 4,13 % en la Bolsa de Nueva York (NYSE) y se cambiaban a 90,16 dólares cada una después de que el viernes se dispararan un 38 % y terminaran su primer día de cotizaciones en 92,7 dólares.

Fuente: listindiario.com

Hacia el ‘homo technologicus’

Delegamos cada vez más en la tecnología. Guía nuestros pasos, relaciones, trabajos. Y vamos externalizando capacidades. El ensayista Nicholas Carr alerta de los peligros de la revolución digital.

Interior de la cabina de mando de un avión durante una maniobra de aproximación.

En la primavera del año 1995 el transatlántico Royal Majesty encalló, inesperadamente, en un banco de arena de la isla de Nantucket. A pesar de estar equipado con el más avanzado sistema de navegación del momento, hundió el morro en esta isla situada a 48 kilómetros de Cape Cod, Massachusetts, en Estados Unidos. Procedía de las islas Bermudas y se dirigía hacia Boston, con 1.500 pasajeros a bordo. La antena del GPS se soltó, el barco fue desviándose progresivamente de su trayectoria y ni el capitán ni la tripulación se dieron cuenta del problema. Un vigilante de guardia no avistó una importante boya junto a la que el barco debía pasar, y no informó: ¿cómo se va a equivocar la máquina? Afortunadamente, el accidente no produjo heridos.
Sigue leyendo