Windows 10 llegará en 2015

Microsoft unifica su sistema operativo para los móviles, tabletas y ordenadores.


Muestra del escritorio de Windows 10. / AP

“Lo natural sería poner un nombre cronológico, ahora sería el tiempo para Windows 9, pero sabemos que el cambio merecía algo más radical. Windows 10 será universal, para todos los aparatos”, así arrancó Terry Myerson, vicepresidente ejecutivo de Microsoft, la presentación del sistema operativo usado por más de 1.500 millones de personas en todo el mundo a medio centenar de analistas y prensa especializada, lo que ellos llaman insiders.

Microsoft ha hecho un esfuerzo por unificar su ecosistema y ponerse un paso por delante de sus competidores. Ni Google, con Android en móviles y tabletas, y Chrome en los ordenadores, o Apple con iOS para los iPad e iPhone y OS X para los Mac, tienen una integración similar. El reto que asumen es contar con una sola plataforma que funcione en todos los aparatos: con ratón, teclado, táctiles o híbridos. Con Windows 10 se contará con una sola tienda de aplicaciones como escaparate. Todo un reto en el que, para triunfar, tendrán que contar con el beneplácito de los desarrolladores.

El directivo evidenció una de sus grandes preocupaciones: que conquiste, por igual, la oficina y el hogar. “Queremos que sea sencillo, compatible y productivo, pero también entretenido. Va a ser nuestra mayor plataforma empresarial, pero irá siempre contigo”. Durante la muestra no hubo acceso a versiones en móvil o tabletas, pero sí a ordenadores con pantallas generosas y táctiles.

Joe Belfiore, vicepresidente a cargo de Windows, advirtió de posibles errores: “Es una versión demasiado prematura”. El hombre que estuvo al frente de móviles, asume toda la división con una importante rectificación: vuelve el botón de Inicio. Tras las críticas a Windows 8 por eliminarlo, en la parte inferior izquierda de la pantalla se reserva el clásico espacio para desplegar los programas y archivos más usados.  El escritorio se vuelve mucho más tradicional, pero se mantienen los cuadros de acceso directo que se anclan en portada (tiles), cuyo tamaño se adaptará de manera similar a los widgets de Android. “Queremos que lo personalicéis, que lo hagáis vuestro”, subrayó.

Un aspecto interesante es cómo se enfoca el uso de varias aplicaciones a la vez. En la barra inferior han incluido un botón denominado “vista de tareas” (task view) donde se ve qué aplicaciones están en uso. Además, se facilita el uso en paralelo de varias aplicaciones, sin que una prevalezca sobre otra, un impedimento que hacía perder segundos y terminaba por convertir funciones sencillas en farragosas.

Los directivos prestaron especial atención a los que usan Windows para trabajar. “Me refiero a los del teclado. Tenemos todo tipo de audiencia y no queremos descuidar ninguna”. Fue entonces cuando Belfiore no dudó en abrir el viejo MS Dos, con la línea de comando clásica, para mostrar cómo funciona una de las funciones más conocidas: copiar y pegar. Una forma de ganarse la confianza del usuario más tradicional, cambio por fuera pero arraigo y sensación de conocido.

“Hemos aprendido que la pantalla táctil se usaba mucho para entrar en configuración, hemos mantenido la barra lateral derecha para entrar en las redes wifi, por ejemplo, para que sea más rápido cambiar cualquier aspecto con pocos toques”. Una afirmación claramente dirigida

El gigante de Redmond no desveló fecha concreta de salida, ni precio. Tampoco aclaró la vida que tendrá este nuevo sistema operativo. Las dos últimas han superado los dos años. A comienzos de 2015 dará una muestra más amplia y la conferencia anual de la firma, en abril, será el momento de conocerlo en profundidad junto con una nueva oleada de aparatos pensados para este software. “Windows 10 será el sistema operativo más abierto y colaborativo que hemos hecho nunca”, subrayó Myerson al tiempo que pidió que los asistentes mandasen críticas para evitar fallos.

En Microsoft son conscientes de los errores tanto de Windows 7 como 8: “Si pensamos en los usuarios de Windows 8, en pantalla táctil, el nivel de satisfacción es superior al de los que tienen Windows 7 con teclado y ratón. Hemos tratado de tomar lo mejor de ambos mundos”. Belfiore advirtió de que los cambios en el uso serán notables, pero no rompedores: “No diría que haga falta un tutorial, pero sí que hay nuevas aportaciones, que se descubren con facilidad, sin olvidar todo lo que ya se conoce”.

La empresa que fundó Bill Gates tiene ante sí el reto de conquistar tanto a desarrolladores, que hagan atractivo su catálogo de programas, como a fabricantes con productos pensados para el nuevo sistema operativo.

Fuente: elpais.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s