Drones reducirán el uso de químicos en la agricultura

Pastorear el ganado, detectar bancos de peces, tomar la temperatura de los animales, aplicar pesticidas e inspeccionar cultivos son las nuevas funciones de estos dispositivos.

Luego de años de trabajo en la redacción de reglas que impidan los accidentes entre drones y aeronaves tripuladas, entre otras cosas, la Administración Federal de Aviación (ADAVSO) de Estados Unidos ha dado este mes el primer permiso para que estos robots aéreos sean usados en el mundo agrícola.

Esta nueva utilidad de los drones significa un importante aporte para la industria de la agricultura, una de las más importantes del país, dado que éste es un importante exportador de alimentos a nivel mundial, sobre todo en el contexto de un año que ha sido declarado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) el año internacional de los suelos.

El uso de drones en la agricultura parece ofrecer infinitas opciones, además de ser más rápido y preciso que la tecnología satelital usada actualmente en los campos. Solo en primera instancia estos aparatos serán usados para detectar puntos problemáticos en los campos, el pastoreo de ganado, la detección de bancos de peces, la toma de temperatura de los animales, la aplicación de pesticidas y la inspección de cultivos.

Eventualmente, este aumento en la eficiencia podría traducirse en precios más bajos en los productos. Aún mejor, se espera un menor impacto en el medioambiente, ya que una de las tareas de los drones será mostrar exactamente donde rociar los químicos, permitiendo el ahorro de éstos para los productores y contaminando menos superficie de suelo.

Actualmente, los primeros drones están siendo probados en la detección de cultivos demasiado húmedos, secos, enfermos o infestados con plagas.

En junio del año pasado, la FAO aseguró que el impacto del cambio climático en los sistemas agrícolas obliga a la industria a protegerse, a disminuir el impacto mediante la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y a mejorar los rendimientos agrícolas.

Fuente

Japón abre una planta donde las lechugas crecen con luces LED

Industrialización de la agricultura

Una antigua fábrica de Sony se ha convertido en una planta de cultivo interior de lechugas, un paso hacia la industrialización de la agricultura.

La escasez de alimentos en el mundo es uno de los problemas globales que se citan constantemente. Este reto ha sido la inspiración de Shigeharu Shimamura, experto en fisiología vegetal, cuya compañía ha puesto en marcha una gran planta de cultivo interior que produce 10.000 lechugas diarias. La luz del sol se ha cambiado por bombillas LED y las condiciones de humedad y temperatura se controlan por software para crear el ambiente óptimo para el crecimiento de las lechugas.

Shimamura creó su empresa llamada Mirai (futuro, en japonés) en el año 2004 y desde ese momento ha trabajado en la producción de cultivos interiores. Su inspiración se remonta a la adolescencia, cuando se maravilló con los avances que proponía la Exposición Universal de Tsukuba, celebrada en su país en 1985. A partir de ahí su meta estuvo clara: la industrialización de la agricultura.

Sigue leyendo