Cable submarino conectará Latinoamérica y Europa sin pasar por EE.UU.

La Red Bella, proyecto apoyado por la Unión Europea, estará listo para 2017.

Las grandes compañías de Internet tienen sus oficinas centrales en Estados Unidos como también los grandes centros de espionaje como la NSA. ¿Cómo asegurar que el gobierno estadounidense no pueda meter su nariz en la red?Al parecer una de las opciones sería el despliegue de una red entre Latinoamérica y Europa que no pasará por territorio norteamericano.

La Red BELLA (Building Europe Link to Latin America), proyecto al cual la Unión Europea ha destinado 25 millones de euros, justamente pretende ser el bypassa los organismos de espionaje de los Estados Unidos, como la NSA. Hasta ahora el 90% del tráfico de datos mundial que viaja a través de fibra óptica puede ser interceptado por el organismo de espionaje estadounidense, según señalóEdward Snowden.

El Diario.es explica que la red BELLA y el cable EulaLink son mucho más que una conexión submarina. Este proyecto unirá a la Unión Europea con Brasil, Argentina, Chile, Perú, Colombia y Venezuela a través de un cable terrestre. Si bien la comunidad europea dispondrá de 25 millones de euros para esta conexión, este fondo no será suficiente, por lo que existirá una colaboración público-privada.

El único cable directo sólo sirve para tráfico de voz.

El único cable directo sólo sirve para tráfico de voz.

En términos prácticos, el proyecto permitirá reducir el retardo a través de la comunicación directa, lo que se traduce a nuevas opciones de conectividad remota de sistemtas como el LHC de Ginebra o el Observatorio de Atacama en Chile.

Uno de los mayores interesados en el proyecto es Brasil, país que reaccionó fuertemente luego de las revelaciones de Edward Snowden. Recordemos que Dilma Rousseff canceló un viaje a Estados Unidos y potenció el desarrollo de un sistema de correo electrónico para los ciudadanos cariocas con el fin de resguardar al máximo su seguridad en la red.

Fuente: fayerwayer.com

Alemania pide a las embajadas que identifiquen a sus agentes secretos

Después de pedir durante meses a Washington explicaciones sobre el espionaje que ha realizado, y sigue llevando a cabo, la Agencia Naciónal de Seguridad estadounidense (NSA) sin obtener respuestas, el Gobierno alemán dio un nuevo y conflictivo paso que puede seguir envenenando las relaciones entre Berlín y su principal aliado transatlántico. En una acción sin precedentes en el mundo del espionaje y también en el diplomático, el ministerio de Asuntos Exteriores germano pidió a todas las representaciones diplomáticas que hicieran llegar al ministerio una lista completa y detallada de sus agentes secretos en Alemania.

En la petición, que fue hecha a través de una “nota verbal” enviada el miércoles pasado, el ministerio que dirige el socialdemócrata Frank-Walter Steinmeier le pide a las delegaciones que hagan llegar la lista completa de los agentes que trabajan en territorio germano, tanto oficiales, como los que actúan bajo otra cobertura, como agentes culturales, agregados militares o de prensa.

El ministerio, según señala este viernes el portal Spiegel Online, espera que la petición sea acogida positivamente por las representaciones diplomáticas, pero la información no ofrece detalles sobre las supuestas medidas que podría adoptar el ministerio en el caso de que embajadas de alto rango como Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido y Francia no reaccionen a la petición.

Sigue leyendo