“No me gusta el estilo de vida de los ricos”

El fundador de la mayor red social rusa, VKontakte, y de la mensajería instántanea Telegram, huyó de Rusia el pasado mes de abril

Una nube de admiradores sigue a Pável Durov para hacerse una foto con él. El trato que le dan es parecido al que tendría una estrella emergente del rock. Pero el Mark Zuckerberg ruso no tiene tatuajes, nipiercings. Y viste siempre de negro, “por comodidad y para ir siempre conjuntado”, se justifica.

Este emprendedor y programador nacido en San Petersburgo en 1984abandonó su país natal el pasado mes de abril y se encuentra ahora en San Francisco, donde se celebra esta entrevista. Se fue tras haber resistido durante meses la creciente presión de los servicios de seguridad del Kremlin para que revelara información sobre grupos de la oposición que se comunican a través de la red social VKontakte, que fundó junto a su hermano Nikolai en 2006. Le pidieron perfiles de personas implicadas en las protestas de Ucrania y no quiso colaborar. Vendió su empresa y dejó el país.
Sigue leyendo

Minientrada

El documental ‘We steal secrets’ revela el ascenso y caída del fundador de Wikileaks

Wikileaks no habría existido sin Julian Assange y éste no sería el hacker más famoso sin Wikileaks. El documental We Steal Secrets, que esta noche estrena Canal + (00.10) tras la emisión del filme El quinto poder (22.00), también centrado en la figura de Assange, retrata el ascenso de la organización y su escurridizo creador a la escena internacional a golpe de filtraciones exclusivas que sacudieron la actualidad. No es una obra de grandes respuestas, sino una de interrogantes, las dudas éticas que planteó Wikileaks con cada revelación, las mismas que quedan cuatro años después, con una organización mermada y recluida a los rincones de Internet desde los que nos sorprendió. 

¿Quién defiende ya a Julian Assange?

Bank of America sufre ataques DDoS por el caso WikiLeaks

El Bank of America anunció la ralentización de su servicio web a causa de un ataques DDoS por parte del grupo activista Anonymous, como represalia por haberse unido a PayPal y otras entidades dejando de lado a WikiLeaks. Al mismo tiempo, la red de Twitter sufrió una saturación a través de hashtags con el nombre de #OperationBOA.

A pesar de que las caídas fueron descritas como esporádicas y mínimas, Bank of America sufrió las consecuencias de un ataque DDoS a cargo del ya famoso grupo Anonymous. El suceso se produjo por haberse unido a compañías financieras como PayPal, Mastercard y Visa, quienes renunciaron a dar cobertura a WikiLeaks. Todas estas entidades de carácter financiero cayeron en su momento víctimas de uno de estos ataques por saturación del servidor, alguno de sus casos están dentro de las 10 caídas web más impactantes del año.

El banco norteamericano decidió la semana pasada suspender todas las transacciones monetarias relacionadas con la web de WikiLeaks. A raíz de esta decisión el grupo Anonymous ha llenado la red de mensajes a favor de la operación Bank of America y en Twitter el hashtag #OperationBOA se ha extendido por todos sitios. Como consecuencia de todo este movimiento se llevó a cabo otro ataque DDoS  en represalia por las denegación de servicios financieros a la organización de Julian Assange.

Las revelaciones de WikiLeaks, en español gracias a la traducción del gobierno de Bolivia, o más exactamente la retirada de apoyo financiero y las críticas desde las instituciones norteamericanas a la organización, han dado pie a un movimiento colectivo encauzado por el grupo Anonymous, que se ha erigido en una especie de defensor de estas filtraciones y de lo que representan.

Primero fue PayPal y después tanto Visa como Mastercard sufrieron la misma suerte. En otros lugares, como España, esta táctica de ataques DDoS se ha popularizado y se ha extendido como forma de protesta para temas más locales relacionados con el mundo de Internet, como la Ley Sinde. El nombre de Anonymous también ha sido adoptado por estos colectivos para sus reclamaciones.

Fuente: ReadWriteWeb.es

Crecen los arrestos a ‘hackers’ defensores de WikiLeaks

Uno de los temas que ha rodeado a los ataques DDoS promovidos por Anonymous en defensa de Wikileaks, ha sido la torpeza en la seguridad por parte de algunos de los involucrados.

Las autoridades estadounidenses encontraron el nombre de un diseñador llamado Alex Tapanaris insertado en un comunicado de prensa en PDF que daba a entender que el ataque estaba relacionado con el grupo de ‘hackers’ Anonymous. Unas horas después su sitio quedó inaccesible y sitios como Pastebin informaron que había sido arrestado.

Otras personas relacionadas con Anonymous han sido arrestadas en Holanda, y es posible que hayan sido identificadas porque el ‘software’ utilizado en los ataques DDoS, LOIC, incluía la información necesaria para señalarlos.

Dos adolescentes de 16 y 19 años fueron arrestados en Holanda. Al primero se le acusa de estar involucrado en la operación conocida como ‘Payback‘. El segundo, Martijn Gonlag ha sido arrestado por estar posiblemente relacionado con el ataque al sitio Web del Fiscal General de ese país.

Seguridad insuficiente

Aunque esta situación ha dejado claro que los ‘hackers’ no han tomado medidas de seguridad suficientes, los ataques en general han comprometido la imagen de seguridad de las instituciones atacadas. Quizás de esta manera se llame la atención de aquellas instituciones que consideran que sus mecanismos de seguridad están preparados para repeler cualquier ataque, como los bancos.

El caso Wikileaks ha motivado una serie de ataques de denegación de servicio, pero sobre todo les ha dado visibilidad mediática, ya que este tipo de acciones no son nuevas. Los grupos como Anonymous han atacado a las organizaciones que consideran que agreden de alguna forma la libertad en el uso de Internet.

Fuente: Elmundo.es

Los hackers toman la bandera de Wikileaks y piratean Visa y Mastercard

ELMUNDO.es | Efe | Washington

 

La primera guerra de la era de la información, es decir, ataques y contraataques múltiples a favoren contra de WikiLeaks a través de Internet, se ha puesto en marcha mediante un ejército de ciberpiratas voluntarios. Este miércoles, han conseguido bloquear para de los sistemas informáticos de dos ‘enemigos’ de la web, Visa y Mastercard, después de que ambos bloqueasen los pagos al site creado por Julian Assange.

La ‘Operación vengar a Assange’ (‘Operation Avenge Assange’) -organizada por Anonymus a raíz del cerco aplicado a Wikileaks y su creador tras la filtración de miles de cables diplomáticos– consiguió a última hora de la mañana derribar parte de los sistemas informáticos de Mastercard, prueba del poder de la movilización espontánea a través de Internet.

En el canal de IRC (Internet Relay Chat) desde el que se ha dirigido el ataque contra Mastercard, el moderador ha establecido como título “Operación Payback. Objetivo: http://www.mastercard.com. Hay algunas cosas que WikiLeaks no puede hacer. Para lo demás está la Operación Payback“.

A mediodía, los operadores del canal informaban de que más de 1.800 bots estaban inundando con ataques distribuidos de denegación de servicio (DDOS) a http://www.mastercard.com. Y la empresa reconocía dificultades en algunos de sus servicios.

‘La guerra ha empezado’

Mientras, otros usuarios del canal informaban del progreso del ataque con mensajes sobre el estado de las operaciones de Mastercard en países tan distantes como Suecia, Sri Lanka o México o sobre la evolución de las acciones de la compañía de tarjetas de crédito en la Bolsa de Nueva York.

“La primera guerra de la información ha empezado. Envía por Twitter y coloca esto en cualquier lugar”, proclamaba uno de los ciberpiratas.

Otros solicitaban que el grupo dirigiese sus ataques contra PayPal, VISA e incluso la organización Fox News.

A través de su cuenta de Twitter, los responsables de del grupo Anonymous anunciaron a última hora del día que el nuevo objetivo a atacar era Visa. “Objetivo: http://www.visa.com. Disparar, disparar, disparar” a la vez que proporcionaban los datos necesarios para consumar los ataques.

A las 22 horas, llegó el ataque a Visa. “http://isitup.org/www.visa.com IT’S DOWN! KEEP FIRING!!!” (“Se ha caído, sigue disparando”), anunciaba la Operación Payback a las 22 horas en su Twitter. Efectivamente, al intentar acceder a la página de Visa aparecía un aviso de error.

 

Ataque a PayPal

Según el blog de la empresa de seguridad de Internet Panda, el grupo ya había atacado PayPal poco después de que el sistema de pago por Internet anunciase la cancelación del servicio a WikiLeaks aunque el ataque se limitó a un blog de la empresa.

Tras el ataque, Paypal ha entregado a Wikileaks el dinero de las donaciones que le había retenido. Según Paypal, su decisión se ha basado únicamente en la deontología profesional amparada bajo su código de conducta.

Para Paypal las filtraciones de Wikileaks, al estar relacionadas con documentos secretos del departamento de Estado de EEUU, entiende que se han obtenido de forma ilegal, lo que no es compatible con la política de la empresa. Para Paypal Wikileaks ha violado las leyes estadounidenses y eso es lo que le ha llevado retener momentáneamente los fondos, según ha explicado.

Panda señaló que el ataque DDOS contra ThePayPalblog.com durante 8 horas causó que el blog sufriese 75 interrupciones de servicio.

‘Anonymous’ también ha conseguido afectar gravemente el funcionamiento de PostFinance, el banco suizo que también bloqueó su cuenta a WikiLeaks, y la firma de abogados suecos que representa a las dos mujeres que han acusado a Assange de abusos sexuales.

El grupo que ha organizado el ataque es un colectivo de ciberpiratas que se llama ‘Anonymous’ y que se reúne habitualmente a través de la página web 4chan.org, un simple sitio de internet que es utilizado por sus usuarios para colgar mensajes, fotografías o simplemente discutir de política.

Aunque no estamos afiliados con WikiLeaks, luchamos por las mismas razones. Queremos transparencia y atacamos censura” añadió el grupo antes de terminar “no podemos permitir que esto pase”.

“Por eso vamos a utilizar nuestros recursos para aumentar la concienciación, atacar aquellos contra y apoyar aquellos que están ayudando a conducir nuestro mundo a la libertad y democracia”, finalizó el mensaje.

Las acciones de ‘Anonymous’

Este no es el primer ataque lanzado por ‘Anonymous’. Se considera que el grupo ha facilitado la identificación y arresto de varios pederastas, pero quizás una de sus acciones más conocidas fue el llamado ‘Proyecto Chanology’ iniciado en 2008 para protestar contra la Iglesia de la Cienciología.

A raíz de esa protesta, que incluyó ataques de denegación de servicio (DDOS) como los que está sufriendo ahora Mastercard, el grupo adoptó la estética del cómic ‘V for Vendetta’, en el que miles de ciudadanos utilizan una máscara idéntica para evitar ser identificados por las autoridades.

El año pasado, ‘Anonymous’ también se unió a las protestas contra las elecciones iraníes. Este grupo es el mismo que bloqueó las páginas de la SGAE y el Ministerio de Cultura el pasado mes de octubre.

En sus protestas, ‘Anonymous’ ha calificado sus ataques como ‘Operation Payback’ (Operación Venganza) pero desde que WikiLeaks empezó a publicar los cables de la diplomacia estadounidense y la página de internet empezó a sufrir el acoso de empresas y gobiernos, ‘Anonymous’ decidió lanzar la ‘Operación Vengar a Assange’.

“WikiLeaks está apagada por ataques distribuidos de denegación de servicio (DDOS). Hay razones para creer que los EEUU están detrás debido a la naturaleza de la filtración del domingo 28 de noviembre”, señaló el grupo en su página web.

Fuente: http://www.elmundo.es

Cómo se filtró la información del cablegate a WikiLeaks

Tras la reciente difusión de 250.000 documentos secretos y privados de la diplomacia de Estados Unidos, cada parte ha tratado de redirigir la atención hacia su foco de interés: las violaciones de derecho de Estados Unidos, la ciberguerra con China o el acto de WikiLeaks. Pero hay un factor más en este cablegate que pasa desapercibido: Siprnet, el origen de todo. ¿Qué es, qué contiene, quién puede acceder a él y cuál es su seguridad?

En la cabecera de cada cable aparece la palabra “SIPDIS”, el acrónimo de Siprnet Distribution. Significa que forma esa comunicación forma parte de la red Secret Internet Protocol Router Network. Siprnet fue creado en 1991 y actualmente es utilizado por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos para transmitir información clasificada, hasta la información categorizada como “secreta”. Se trata de un sistema de Internet totalmente independiente del Internet civil, y está controlado por el ejército estadounidense.

La expansión de Siprnet tras el 11 de Septiembre

Siprnet ha crecido sobre todo durante la última década, a raíz de los ataques del 11 de Septiembre, ya que el gobierno comenzó a emplearlo para compartir archivos entre departamentos y embajadas con el objetivo que la información de inteligencia no quedase infrautilizada. Desde entonces, cada vez más instituciones han comenzado a instalar Siprnet, tanto militares como diplomáticas. Mientras que en 2002 el número de embajadas que usaba el sistema de comunicación era de 125, la filtración de WikiLeaks poseía documentación de 270 embajadas y consulados.

Según el diario británico The Guardian, un manual interno para el personal del Departamento de Estados de EEUU aconseja utilizar el encabezado “SIPDIS” sólo para “informes y otros mensajes informativos que se consideren apropiados para ser entregados a la comunidad de inteligencia del gobierno”. Hay, además, redes alternativas para comunicaciones más sensibles. Las que llevan la etiqueta “SIPDIS” son descargadas automáticamente en la página web clasificada de una embajada, y por tanto puede acceder a ella cualquiera que tenga el grado suficiente.

Asegurando secretos que hay que compartir

Ese nivel de seguridad actualmente lo poseen 3 millones de personas según las cifras de GAO, aunque no todos ellos tienen acceso a Siprnet. Y aunque es cierto que hay  medidas de seguridad para el sistema, The Guardian que muchas de ellas “fueron rebajadas para que el sistema fuese lo más fácil de usar posible”.

Esto hace que fuese increíblemente fácil para Bradley Manning, el analista militar estadounidense encarcelado bajo acusación de filtración de información confidencial, tomar esos cables. Manning afirmó que “podría haber llegado con un CD regrabable con algo como Lady Gaga… borrar la música… grabar después un archivo comprimido. Nadie sospecharía nada. Podría salir tatareando Telephone de Lady Gaga mientras me llevo la mayor cantidad de información de la historia de América”. Según el diario, afirmó que tenía acceso a esa información 14 horas al día durante 8 meses. Se enfrenta ahora a una pena de 52 años de cárcel, aunque está recibiendo el apoyo de numerosos grupos civiles, que reclaman su libertad ya que sus filtraciones son denuncias públicas de delitos.

El portavoz del Departamento de Estado, PJ Crowley, ha confirmado que el gobierno estadounidense está revistando “todos los procesos relevantes y llevando a cabo las medidas adecuadas”.

En el fondo, están seguros de que en todo momento, las personas señaladas están recibiendo la información que necesitan. Esa es y será la batalla interna que todos los estados y organizaciones tienen que sacar adelante: ser capaces de realizar comunicaciones secretas sin que sean interceptadas por “el enemigo”.

Fuente: http://www.readwrite.es

 

 

Wikileaks desvela que EE.UU. permitió torturas a presos iraquíes

En centenares de informes, que datan desde 2004 a 2009, se citan latigazos, quemaduras y palizas   |  Más de 100.000 iraquíes murieron   |  Unos 70.000 eran civiles.

Washington. (EFE).- Las fuerzas de EE.U.U sabían, pero no investigaron, casos de abusos y torturas perpetrados por soldados y policías iraquíes contra presos, según una nueva filtración de unos 391.000 documentos sobre la guerra en Iraq.

Los documentos, que datan desde 2004 a 2009, y facilitados con anticipación por la página de internet Wikileaks a varios medios, apuntan a que prácticas como palizas, latigazos o quemaduras con cigarrillos distaban de ser una excepción en las cárceles bajo jurisdicción de las autoridades iraquíes y aunque las fuerzas de EEUU investigaron algunos casos, la mayoría parecen haber recibido caso omiso.

También desvelan que más de 100.000 iraquíes murieron durante la guerra, de los que unos 70.000 fueron civiles. Hasta ahora, ni el Gobierno de EEUU ni las fuerzas aliadas han facilitado un número oficial de las víctimas iraquíes que ha ocasionado el conflicto, con el argumento de que no se llevaba una contabilidad al respecto

La filtración recibió la condena inmediata del Gobierno de EEUU. El portavoz del Pentágono, Geoff Morrell, aseguró que en los documentos “no hay nada que pueda indicar la existencia de crímenes de guerra” pero sí aparecen “300 nombres de iraquíes en posible peligro” y consideró que “el país es más vulnerable ahora”.

Previamente, la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, había condenado “en los términos más claros posibles” cualquier filtración de documentos que “pongan en peligro vidas estadounidenses o de sus aliados”.

En centenares de informes se citan latigazos, quemaduras y palizas, y en un caso en particular los soldados estadounidenses apuntan sus sospechas de que los soldados iraquíes cortaron los dedos y quemaron con ácido a uno de los presos. Otros dos casos revelan la ejecución de dos prisioneros maniatados. En algunos de los casos, los militares estadounidenses abrieron una investigación pero en la mayoría parecen haberse limitado a informar a sus superiores y dejar las pesquisas en manos de las fuerzas iraquíes.

La frase “ningún soldado de la coalición estuvo implicado en el incidente” es frecuente en los informes. Un portavoz del Pentágono citado por el diario asegura que la política estadounidense “está, y siempre ha estado, en línea con las prácticas y el Derecho internacionales”, que obligan a informar de posibles abusos. Si fueron perpetrados por iraquíes, corresponde a las fuerzas iraquíes investigarlo, según el portavoz.

En los casos en los que las tropas estadounidenses comprobaron la existencia de abusos y los denunciaron, en la mayoría de las ocasiones los iraquíes no tomaron medidas. En alguna ocasión, un jefe de Policía indicó su conformidad con las torturas “con tal de que no dejaran marcas” y en otro caso, otro oficial describió los abusos como “un método para desarrollar investigaciones”.

Uno de los informes describe cómo un detenido presenta “marcas en forma de bota por toda la espalda”, y otro enumera hemorragia ocular, sangrado por nariz y oídos, visión borrosa y marcas en la espalda y las extremidades. En otros se aluden a latigazos en los pies y la presencia de cardenales producidos por mangueras o cables eléctricos.

Algunos informes dejan claro que los soldados estadounidenses cuando sospechan la posibilidad de torturas interrumpen esas prácticas y confiscan los materiales con los que supuestamente se perpetran. Aunque se hacen referencias a violencia por parte de soldados estadounidenses, estas alusiones no se documentan.

Los casos más serios de este tipo, según el diario, se producen durante detenciones de presos y siempre les acompaña la apertura de una investigación. Las fuerzas estadounidenses reforzaron la vigilancia contra abusos en sus cárceles después del escándalo de malos tratos contra presos iraquíes en la prisión de Abu Ghraib en 2004.

Aunque los soldados estadounidenses no perpetran abusos, sí utilizan la amenaza de abusos por parte de las fuerzas iraquíes para obtener información de los detenidos.

Fuente: lavanguardia.es

WikiLeaks pierde financiación ante posibles presiones

El sitio de Internet que ha publicado sólo en el mes de julio más de 90.000 documentos clasificados, que afectan directamente al gobierno de Estados Unidos, ha perdido una de sus fuentes de financiación. La plataforma Moneybookers, que recaudaba donaciones para su causa, ha parado de hacerlo, según WikiLeaks a consecuencia de presiones externas.

Han sido decenas de miles de documentos de información clasificada los que ha revelado WikiLeaks, y esto no produce satisfacción en todo el mundo. De parte del gobierno de Estados Unidos han venido llegando advertencias al site, después de las filtraciones que daban detalles sobre la guerra sucia en Afganistán. Hasta ahora había sido posible hacer oídos sordos a estas recomendaciones, sin embargo, parece que estas presiones han alcanzado el punto débil de cualquier organización: el bolsillo.

El periódico inglés The Guardian ha sacado un artículo con declaraciones de Julian Assange, fundador de Wikileaks, diciendo que Moneybooks ha detenido la recolecta de donaciones para su web debido a presiones externas. Se dio cuenta de que había un problema con la cuenta bancaria y al preguntar a Daniel Stromberg, director de Moneybookers para la región nórdica, éste le contestó que había encargado a su departamento legal dar solución al tema.

Los responsables contestaron que la cuenta había sido “suspendida porque se accedía a ella a través de una dirección IP metida en las listas negras”. De esta forma Wikileaks se queda sin la financiación que recibía de Moneybookers, aunque desde la plataforma se defienden de las acusaciones: “No hemos tenido nunca ninguna petición ni demanda de ninguna autoridad sobre este cliente”.

En los últimos meses el site de Julian Assange se ha hecho famoso por sus innumerables revelaciones de secretos de Estado y también ha querido salvaguardarse de la enemistad que esto le ha granjeado de diferentes formas. El Partido Pirata de Suecia le ofreció instalar sus servidores en sus dependencias, con lo que Wikileaks habría obtenido inmunidad parlamentaria.

Fuente

¿Qué es WikiLeaks?

WikiLeaks es un sitio web que, haciendo un uso intensivo de internet, promete ser una fuente adicional de preocupación para gobiernos, corporaciones o todo aquel que tenga interés en mantener algunas cosas ocultas.

El control del flujo informativo siempre ha sido un objetivo complicado, laborioso, costoso y, sobre todo, no siempre exitoso, pero el desarrollo de la web lo está haciendo cada vez más difícil.

Cuando WikiLeaks apareció en internet en 2007, muchos lo consideraron el heraldo del nuevo periodismo investigativo, mientras que otros lo vieron como un experimento riesgoso.

“WikiLeaks es un servicio público internacional (…) nos especializamos en permitir a periodistas o informantes que han sido censurados en presentar sus materiales al público”, le dijo a la BBC el editor de la página, Julian Assange, en una entrevista realizada en febrero pasado.

En esa ocasión Assange explicó el origen del nombre: “Wiki significa rápido en hawaiano”, así que WikiLeaks significa “filtraciones rápidas”, un nombre inspirado por Wikipedia, la famosa base de datos on line.

Ver todo el documento

Ver video

La entrevista tiene subtítulos en español, actívelos en “View subtitles”, en la barra inferior del video.

Fuente video

Enlace al sitio WikiLeaks : http://www.wikileaks.org/wiki/Main_Page